A vosotros (políticos) os hemos formado en interés del Estado tanto como en el propio vuestro, para que seáis en nuestra República nuestros jefes y vuestros reyes.


a-vosotros-políticos-os-hemos-formado-interés-del-estado-tanto-como-el-propio-vuestro-para-seáis-nuestra-república-nuestros-jefes-y-vuestros
platónvosotrospolíticososhemosformadointerésdelestadotantocomoelpropiovuestroparaseisnuestrarepúblicanuestrosjefesvuestrosreyesvosotros (políticos)(políticos) osos hemoshemos formadoformado enen interésinterés deldel estadoestado tantotanto comocomo enen elel propiopropio vuestropara queque seáisseáis enen nuestranuestra repúblicarepública nuestrosnuestros jefesjefes yy vuestrosvuestros reyesa vosotros (políticos)vosotros (políticos) os(políticos) os hemosos hemos formadohemos formado enformado en interésen interés delinterés del estadodel estado tantoestado tanto comotanto como encomo en elen el propioel propio vuestropara que seáisque seáis enseáis en nuestraen nuestra repúblicanuestra república nuestrosrepública nuestros jefesnuestros jefes yjefes y vuestrosy vuestros reyes

Ya hemos llegado al punto de considerar nuestros bienes como artículos desechables. ¿Hemos transformado de igual modo la forma de ver a nuestros semejantes? ¿Hemos dejado de valorar también, durante este proceso, la singularidad que poseemos todos?Si uno tiene el concepto que yo tengo de la España plural, hay campo más que suficiente para el acuerdo con los nacionalistas, tanto en términos económicos como de concepción del Estado.En mi opinión, ningún gobernante de ninguna dinastía, desde Yu, Tang, Wen y Wu hasta los emperadores de la dinastía Ching y los presidentes de la República, ha tenido tanto poderío para eliminar el bandolerismo como el que tienen hoy las asociaciones campLos libros no se han hecho para servir de adorno: sin embargo, nada hay que embellezca tanto como ellos en el interior del hogar.La historia se nutre tanto de los testimonios de los reyes como de los de sus ayudas de cámara.Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me complace tanto como verte a ti feliz.