Ahora que ya estábamos seguros de que el dinero no da la felicidad, descubrimos que la macroeconomía sí.


ahora-ya-ábamos-seguros-de-el-dinero-no-da-felicidad-descubrimos-macroeconomía-sí
david truebaahorayaestbamossegurosdeeldineronodafelicidaddescubrimosmacroeconomíaahora queque yaya estábamosestábamos segurosseguros dede queque elel dinerodinero nono dada lala felicidaddescubrimos quela macroeconomíamacroeconomía síahora que yaque ya estábamosya estábamos segurosestábamos seguros deseguros de quede que elque el dineroel dinero nodinero no dano da lada la felicidaddescubrimos que laque la macroeconomíala macroeconomía síahora que ya estábamosque ya estábamos segurosya estábamos seguros deestábamos seguros de queseguros de que elde que el dineroque el dinero noel dinero no dadinero no da lano da la felicidaddescubrimos que la macroeconomíaque la macroeconomía síahora que ya estábamos segurosque ya estábamos seguros deya estábamos seguros de queestábamos seguros de que elseguros de que el dinerode que el dinero noque el dinero no dael dinero no da ladinero no da la felicidaddescubrimos que la macroeconomía sí

Si el dinero no te da la felicidad devuélvelo.El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia.Eso de que el dinero no da la felicidad son voces que hacen correr los ricos para que no los envidien demasiado los pobres.Después de todo, hace una semana, Yasser Arafat estuvo asediado en su palacio de Ramala, un palacio lleno claramente de pacifistas alemanes y de todo ese tipo de gente. Ahora, se han ido. Ahora, Arafat es libre de mostrar su liderazgo, de gobernar el mundDinero compartido aumenta el amor, dinero regalado lo mata.De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.