Al verdadero amor no se le conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece.


al-verdadero-amor-no-se-conoce-por-lo-exige-sino-por-lo-ofrece
jacinto benaventealverdaderoamornoseconoceporloexigesinoofreceal verdaderoverdadero amorno sese lele conoceconoce porlo queque exigesino porlo queque ofreceal verdadero amorverdadero amor noamor no seno se lese le conocele conoce porconoce por lopor lo quelo que exigesino por lopor lo quelo que ofreceal verdadero amor noverdadero amor no seamor no se leno se le conocese le conoce porle conoce por loconoce por lo quepor lo que exigesino por lo quepor lo que ofreceal verdadero amor no severdadero amor no se leamor no se le conoceno se le conoce porse le conoce por lole conoce por lo queconoce por lo que exigesino por lo que ofrece

El verdadero amor no es el que perdona nuestros defectos, sino el que no los conoce.El amor verdadero no espera a ser invitado, antes él se invita y se ofrece primero.No somos elegidos por Dios, sino por el electorado, por lo tanto, buscamos el diálogo con todos aquellos que ponen esfuerzo en esta democracia.El árbol bien cultivado se conoce por sus frutos, y el corazón del hombre por la expresión de sus pensamientos.La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos.El mundo no ha cambiado por la política sino por la técnica.