Antes de juzgar al prójimo, pongámosle a él en nuestro lugar y a nosotros en el suyo, y a buen seguro que será entonces nuestro juicio recto y caritativo.


antes-de-juzgar-al-prójimo-pongámosle-a-él-nuestro-lugar-y-a-nosotros-el-suyo-y-a-buen-seguro-será-entonces-nuestro-juicio-recto-y-caritativo
san francisco de salesantesdejuzgaralprójimopongmosleélnuestrolugarnosotroselsuyobuenseguroserentoncesjuiciorectocaritativoantes dede juzgarjuzgar alal prójimoen nuestronuestro lugarlugar ynosotros enen elel suyobuen seguroseguro queque seráserá entoncesentonces nuestronuestro juiciojuicio rectorecto yy caritativoantes de juzgarde juzgar aljuzgar al prójimopongámosle a élél en nuestroen nuestro lugarnuestro lugar yy a nosotrosa nosotros ennosotros en elen el suyoy a buena buen segurobuen seguro queseguro que seráque será entoncesserá entonces nuestroentonces nuestro juicionuestro juicio rectojuicio recto yrecto y caritativo

Nuestros enemigos (refiriéndose a los terroristas) son innovadores e ingeniosos, y nosotros también. Nunca dejan de pensar en nuevos métodos para perjudicar a nuestro país y a nuestro pueblo, ni nosotros tampoco.El único modo de proteger a nuestro pueblo, el único modo de asegurar la paz, el único modo de controlar nuestro destino pasa por nuestro liderazgo.Antes de poner en duda el buen juicio de tu mujer, fíjate con quien se ha casado ella.El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.El mundo siempre ha estado más impresionado del poder de nuestro ejemplo que del ejemplo de nuestro poderLo maravilloso de la guerra es que cada jefe de asesinos hace bendecir sus banderas e invocar solemnemente a Dios antes de lanzarse a exterminar a su prójimo.