Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.


aprendemos-a-amar-no-cuando-encontramos-a-persona-perfecta-sino-cuando-llegamos-a-ver-de-manera-perfecta-a-una-persona-imperfecta
sam keenaprendemosamarnocuandoencontramospersonaperfectasinollegamosverdemaneraperfectaunaimperfectaamar nono cuandocuando encontramosla personapersona perfectasino cuandocuando llegamosver dede maneramanera perfectauna personapersona imperfectaaprendemos a amara amar noamar no cuandono cuando encontramosencontramos a laa la personala persona perfectasino cuando llegamosllegamos a vera ver dever de manerade manera perfectaperfecta a unaa una personauna persona imperfectaaprendemos a amar noa amar no cuandoamar no cuando encontramoscuando encontramos a laencontramos a la personaa la persona perfectacuando llegamos a verllegamos a ver dea ver de maneraver de manera perfectamanera perfecta a unaperfecta a una personaa una persona imperfectaaprendemos a amar no cuandoa amar no cuando encontramosno cuando encontramos a lacuando encontramos a la personaencontramos a la persona perfectasino cuando llegamos a vercuando llegamos a ver dellegamos a ver de maneraa ver de manera perfectade manera perfecta a unamanera perfecta a una personaperfecta a una persona imperfecta

Si un gobierno cambia cada año, exige a una persona de mi posición tener que volver a familiarizarte constantemente. Es mucho más fácil hacer política común cuando tratas con una persona año tras año.Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.Una historia no es sólo verdad cuando se narra cómo ha sucedido, sino también cuando relata cómo hubiera podido acontecer.Cuando el enemigo avanza, retrocedemos; cuando acampa, lo hostigamos; cuando se fatiga, lo atacamos; cuando se retira, lo perseguimos.Lo mismo que un árbol tiene una sola raíz y múltiples ramas y hojas, también hay una sola religión verdadera y perfecta, pero diversificada en numerosas ramas, por intervención de los hombres.Cuando se inicia y desencadena una guerra lo que importa no es tener la razón, sino conseguir la victoria.