Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.


buscamos-felicidad-pero-sin-saber-dónde-como-los-borrachos-buscan-su-casa-sabiendo-tienen-una
voltairebuscamosfelicidadperosinsaberdóndecomolosborrachosbuscansucasasabiendotienenunabuscamos lala felicidadpero sinsin sabersaber dóndecomo loslos borrachosborrachos buscanbuscan susu casasabiendo queque tienentienen unabuscamos la felicidadpero sin sabersin saber dóndecomo los borrachoslos borrachos buscanborrachos buscan subuscan su casasabiendo que tienenque tienen unapero sin saber dóndecomo los borrachos buscanlos borrachos buscan suborrachos buscan su casasabiendo que tienen unacomo los borrachos buscan sulos borrachos buscan su casa

Pero no han cedido ni una pulgada de terreno. No conozco seres más impávidos. Apenas se protegen. Los nuestros están siempre contentos de tener a los españoles como vecinos de sector. Considerados como tropa, los españoles son una banda de andrajosos.Los besos son como pepitas de oro o de plata, halladas en tierra y sin un gran valor, pero preciosas porque revelan que cerca hay una mina.Una casa sin libros es una casa sin dignidad.El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.Una casa sin hijos es una colmena sin abejas.Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar. Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.