¿Cómo sabemos cuándo la exuberancia irracional denigra los valores establecidos?


cómo-sabemos-cuándo-exuberancia-irracional-denigra-los-valores-establecidos
alan greenspancómosabemoscundoexuberanciairracionaldenigralosvaloresestablecidos¿cómo sabemossabemos cuándocuándo lala exuberanciaexuberancia irracionalirracional denigradenigra loslos valoresvalores establecidos¿cómo sabemos cuándosabemos cuándo lacuándo la exuberanciala exuberancia irracionalexuberancia irracional denigrairracional denigra losdenigra los valoreslos valores establecidos¿cómo sabemos cuándo lasabemos cuándo la exuberanciacuándo la exuberancia irracionalla exuberancia irracional denigraexuberancia irracional denigra losirracional denigra los valoresdenigra los valores establecidos¿cómo sabemos cuándo la exuberanciasabemos cuándo la exuberancia irracionalcuándo la exuberancia irracional denigrala exuberancia irracional denigra losexuberancia irracional denigra los valoresirracional denigra los valores establecidos

El compañerismo y la confianza surgen de forma natural cuando se respetan la disciplina y los buenos valores.Los campesinos tienen real necesidad de cooperativas,sobre todo de cooperativas de consumo, de compra y de crédito. Cuando compran articulos, los explotan los comerciantes; cuando venden sus productos agrícolas, los estafan los comerciantes; cuando pidenLos ejecutivos tienen que dedicar cada vez más tiempo a temas como la cultura, los valores, el carácter y otras cosas no tangibles. En lugar de directivos, deben ser cultivadores y contadores de cuentos para ganarse las mentes.Una historia no es sólo verdad cuando se narra cómo ha sucedido, sino también cuando relata cómo hubiera podido acontecer.La escuela no es deliberativa, no es el coloquio permanente. La escuela es la transmisión del saber, de las normas y de los valores, y en el primer lugar de todos, el del respeto. Quiero una escuela del respeto donde los alumnos se levanten cuando llega eMaestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar. Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.