Cómo tener confianza de una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo.


cómo-tener-confianza-de-una-mujer-dice-a-uno-su-verdadera-edad-una-mujer-capaz-de-decir-esto-es-capaz-de-decirlo-todo
oscar wildecómotenerconfianzadeunamujerdiceunosuverdaderaedadunacapazdecirestoesdecirlotodocómo tenertener confianzaconfianza dede unauna mujermujer quele diceuno susu verdaderaverdadera edaduna mujermujer capazcapaz dede decirdecir estoesto eses capazcapaz dede decirlodecirlo todocómo tener confianzatener confianza deconfianza de unade una mujeruna mujer quemujer que leque le dicedice a unoa uno suuno su verdaderasu verdadera edaduna mujer capazmujer capaz decapaz de decirde decir estodecir esto esesto es capazes capaz decapaz de decirlode decirlo todocómo tener confianza detener confianza de unaconfianza de una mujerde una mujer queuna mujer que lemujer que le dicele dice a unodice a uno sua uno su verdaderauno su verdadera edaduna mujer capaz demujer capaz de decircapaz de decir estode decir esto esdecir esto es capazesto es capaz dees capaz de decirlocapaz de decirlo todocómo tener confianza de unatener confianza de una mujerconfianza de una mujer quede una mujer que leuna mujer que le diceque le dice a unole dice a uno sudice a uno su verdaderaa uno su verdadera edaduna mujer capaz de decirmujer capaz de decir estocapaz de decir esto esde decir esto es capazdecir esto es capaz deesto es capaz de decirloes capaz de decirlo todo

No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.Una mujer no comienza a mostrar su edad hasta que empieza a ocultarla.La extraña belleza de la música Africana radica en que es capaz de levantar el ánimo aunque cuente una historia triste. Se puede ser pobre, vivir en una inmunda choza y haber perdido el trabajo, pero la música le da a uno esperanza.Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.No hay en el mundo nada peor que una mujer, excepto otra mujer.La mujer es como una buena taza de café: la primera vez que se toma, no deja dormir.