Correrán ríos de sangre antes de que conquistemos nuestra libertad, pero esa sangre deberá ser la nuestra.


correrán-ríos-de-sangre-antes-de-conquistemos-nuestra-libertad-pero-esa-sangre-deberá-ser-nuestra
mahatma gandhicorrernríosdesangreantesconquistemosnuestralibertadperoesadebersernuestracorrerán ríosríos dede sangresangre antesantes dede queque conquistemosconquistemos nuestranuestra libertadpero esaesa sangresangre deberádeberá serser lala nuestracorrerán ríos deríos de sangrede sangre antessangre antes deantes de quede que conquistemosque conquistemos nuestraconquistemos nuestra libertadpero esa sangreesa sangre deberásangre deberá serdeberá ser laser la nuestracorrerán ríos de sangreríos de sangre antesde sangre antes desangre antes de queantes de que conquistemosde que conquistemos nuestraque conquistemos nuestra libertadpero esa sangre deberáesa sangre deberá sersangre deberá ser ladeberá ser la nuestracorrerán ríos de sangre antesríos de sangre antes dede sangre antes de quesangre antes de que conquistemosantes de que conquistemos nuestrade que conquistemos nuestra libertadpero esa sangre deberá seresa sangre deberá ser lasangre deberá ser la nuestra

Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosa del pasado, el recuerdo más querido sigue siendo el último, y nuestra evocación más dulce, la del primer beso.Y dado que hace muy pocos días hemos tenido un trágico accidente, un trágico atentado terrorista en Barajas, en la Comunidad de Madrid, quería proponeros que mostráramos nuestra enérgica condena, nuestra repulsa más intensa, y que mostremos nuestra profunNo se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna.El sistema de educación pública es uno de los fundamentos de nuestra democracia. Después de todo, es donde los niños de América aprenden a ser ciudadanos responsables, y aprenden las habilidades necesarias para aprovechar las ventajas de nuestra sociedadDios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia.Después de todo el derramamiento de sangre habido en este siglo, sabemos que es fácil decir 'nunca más', pero mucho más difícil lograr que así sea