Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.


creo-el-dios-de-spinoza-nos-revela-una-armonía-de-todos-los-seres-vivos-no-creo-un-dios-se-ocupe-del-destino-y-las-acciones-de-los-seres
albert einsteincreoeldiosdespinozanosrevelaunaarmoníatodoslosseresvivosnocreounseocupedeldestinolasaccioneshumanoscreo enen elel diosdios dede spinozaque nosnos revelarevela unauna armoníaarmonía dede todostodos loslos seresseres vivosno creocreo enen unun diosdios queque sese ocupeocupe deldel destinodestino yy laslas accionesacciones dede loslos seresseres humanoscreo en elen el diosel dios dedios de spinozaque nos revelanos revela unarevela una armoníauna armonía dearmonía de todosde todos lostodos los sereslos seres vivosno creo encreo en unen un diosun dios quedios que seque se ocupese ocupe delocupe del destinodel destino ydestino y lasy las accioneslas acciones deacciones de losde los sereslos seres humanos

Siempre he sabido que en el fondo del corazón de todos los seres humanos hay misericordia y generosidad. Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su procedencia o su religión. El odio se aprende, y si es posible aprender a odiar, es posiSé que los seres humanos y los peces podrán coexistir en paz.Dios creó el tiempo, pero el hombre creó la prisa.No creo que Dios quiera exactamente que seamos felices, quiere que seamos capaces de amar y de ser amados, quiere que maduremos, y yo sugiero que precisamente porque Dios nos ama nos concedió el don de sufrir; o por decirlo de otro modo: el dolor es el meLos seres humanos producto de la mezcla de razas son despreciables.Los seres humanos hacen su propia historia, aunque bajo circunstancias influidas por el pasado.