Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosa del pasado, el recuerdo más querido sigue siendo el último, y nuestra evocación más dulce, la del primer beso.


cuando-edad-enfría-sangre-y-los-placeres-cosa-del-pasado-el-recuerdo-más-querido-sigue-siendo-el-último-y-nuestra-evocación-más-dulce-del
lord byroncuandoedadenfríasangrelosplacerescosadelpasadoelrecuerdomsqueridosiguesiendoúltimonuestraevocacióndulceprimerbesocuando lala edadedad enfríaenfría lala sangresangre yy loslos placeresplaceres sonson cosacosa deldel pasadoel recuerdorecuerdo másmás queridoquerido siguesigue siendosiendo elel últimoy nuestranuestra evocaciónevocación másmás dulcela deldel primerprimer besocuando la edadla edad enfríaedad enfría laenfría la sangrela sangre ysangre y losy los placereslos placeres sonplaceres son cosason cosa delcosa del pasadoel recuerdo másrecuerdo más queridomás querido siguequerido sigue siendosigue siendo elsiendo el últimoy nuestra evocaciónnuestra evocación másevocación más dulcela del primerdel primer beso

La escuela no es deliberativa, no es el coloquio permanente. La escuela es la transmisión del saber, de las normas y de los valores, y en el primer lugar de todos, el del respeto. Quiero una escuela del respeto donde los alumnos se levanten cuando llega eCuando no existen leyes, el que manda no es más que un tirano, y los que obedecen no son otra cosa que esclavos.La España del castellano es grande, pero lo es más sumada a la España del catalán, la del gallego y la del euskera. La España democrática, la España Constitucional, es inseparable del valor de la diversidad y del respeto a su ejercicio cotidiano por todosUn líder es como un pastor que permanece detrás del rebaño y permite que los más ágiles vayan por delante, tras lo cual, los demás los siguen sin darse cuenta de que en todo momento están siendo dirigidos desde detrás.No tengas más que una mujer y un amigo. Las fuerzas del cuerpo y del alma no toleran más.Los periódicos en España se hacen, en primer lugar para que los lean los periodistas; luego los banqueros; más tarde, para que el poder tiemble y, por último e inexistente término, para que los hojee el público.