Cuando el hombre se aparta de Dios, no es Dios quien le persigue, sino los ídolos.


cuando-el-hombre-se-aparta-de-dios-no-es-dios-quien-persigue-sino-los-ídolos
benedicto xvicuandoelhombreseapartadediosnoesdiosquienpersiguesinolosídoloscuando elel hombrehombre sese apartaaparta dede diosno eses diosdios quienquien lele persiguesino loslos ídoloscuando el hombreel hombre sehombre se apartase aparta deaparta de diosno es dioses dios quiendios quien lequien le persiguesino los ídoloscuando el hombre seel hombre se apartahombre se aparta dese aparta de diosno es dios quienes dios quien ledios quien le persiguecuando el hombre se apartael hombre se aparta dehombre se aparta de diosno es dios quien lees dios quien le persigue

Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta.El hombre es una infinitamente pequeña copia de Dios. Bastante gloria es ésta para el hombre. A pesar de mi insignificancia, reconozco que Dios está en mí.Cuando un pueblo trabaja Dios lo respeta. Pero cuando un pueblo canta, Dios lo ama.El hombre que comprendiese a Dios sería otro Dios.Los ojos no pueden ver bien a Dios, sino a través de lágrimas.Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.