El anciano es un hombre que ya ha comido y que observa cómo comen los demás.


el-anciano-es-un-hombre-ya-ha-comido-y-observa-cómo-comen-los-demás
honoré de balzacelancianoesunhombreyahacomidoobservacómocomenlosdemsel ancianoanciano eses unun hombrehombre queque yaya haha comidocomido yque observaobserva cómocómo comencomen loslos demásel anciano esanciano es unes un hombreun hombre quehombre que yaque ya haya ha comidoha comido ycomido y quey que observaque observa cómoobserva cómo comencómo comen loscomen los demásel anciano es unanciano es un hombrees un hombre queun hombre que yahombre que ya haque ya ha comidoya ha comido yha comido y quecomido y que observay que observa cómoque observa cómo comenobserva cómo comen loscómo comen los demásel anciano es un hombreanciano es un hombre quees un hombre que yaun hombre que ya hahombre que ya ha comidoque ya ha comido yya ha comido y queha comido y que observacomido y que observa cómoy que observa cómo comenque observa cómo comen losobserva cómo comen los demás

Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar. Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.Un líder es como un pastor que permanece detrás del rebaño y permite que los más ágiles vayan por delante, tras lo cual, los demás los siguen sin darse cuenta de que en todo momento están siendo dirigidos desde detrás.La amistad es un contrato por el cual nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos los hagan grandes.Quien posea conocimientos especializados puede considerarlos como capital para envanecerse y despreciar a los demás.Nadie combate la libertad; a lo sumo combate la libertad de los demás. La libertad ha existido siempre, pero unas veces como privilegio de algunos, otras veces como derecho de todos.