El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.


el-aprendizaje-es-un-simple-apéndice-de-nosotros-mismos-dondequiera-estemos-á-también-nuestro-aprendizaje
william shakespeareelaprendizajeesunsimpleapéndicedenosotrosmismosdondequieraestemosesttambiénnuestroaprendizajeel aprendizajeaprendizaje eses unun simplesimple apéndiceapéndice dede nosotrosnosotros mismosdondequiera queque estemosestá tambiéntambién nuestronuestro aprendizajeel aprendizaje esaprendizaje es unes un simpleun simple apéndicesimple apéndice deapéndice de nosotrosde nosotros mismosdondequiera que estemosestá también nuestrotambién nuestro aprendizajeel aprendizaje es unaprendizaje es un simplees un simple apéndiceun simple apéndice desimple apéndice de nosotrosapéndice de nosotros mismosestá también nuestro aprendizajeel aprendizaje es un simpleaprendizaje es un simple apéndicees un simple apéndice deun simple apéndice de nosotrossimple apéndice de nosotros mismos

Nuestros enemigos (refiriéndose a los terroristas) son innovadores e ingeniosos, y nosotros también. Nunca dejan de pensar en nuevos métodos para perjudicar a nuestro país y a nuestro pueblo, ni nosotros tampoco.Nunca fue fácil el aprendizaje de la virtud.Antes de juzgar al prójimo, pongámosle a él en nuestro lugar y a nosotros en el suyo, y a buen seguro que será entonces nuestro juicio recto y caritativo.No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje.Dios no es un ser indiferente o lejano, por lo que no estamos abandonados a nosotros mismos.Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos da