El autor que habla de sus propios libros es peor que la madre que sólo habla de sus hijos.


el-autor-habla-de-sus-propios-libros-es-peor-madre-sólo-habla-de-sus-hijos
benjamin disraelielautorhabladesuspropioslibrosespeormadresólohijosel autorque hablahabla dede sussus propiospropios libroslibros eses peorla madremadre queque sólosólo hablahabla dede sussus hijosel autor queautor que hablaque habla dehabla de susde sus propiossus propios librospropios libros eslibros es peores peor quepeor que laque la madrela madre quemadre que sóloque sólo hablasólo habla dehabla de susde sus hijosel autor que hablaautor que habla deque habla de sushabla de sus propiosde sus propios librossus propios libros espropios libros es peorlibros es peor quees peor que lapeor que la madreque la madre quela madre que sólomadre que sólo hablaque sólo habla desólo habla de sushabla de sus hijosel autor que habla deautor que habla de susque habla de sus propioshabla de sus propios librosde sus propios libros essus propios libros es peorpropios libros es peor quelibros es peor que laes peor que la madrepeor que la madre queque la madre que sólola madre que sólo hablamadre que sólo habla deque sólo habla de sussólo habla de sus hijos

Amar a la madre de sus hijos es lo mejor que un padre puede hacer por sus hijos.La amistad, como el diluvio universal, es un fenómeno del que todo el mundo habla, pero que nadie ha visto con sus ojosLeer un libro enseña más que hablar con su autor, porque el autor, en el libro, sólo ha puesto sus mejores pensamientos.La base de nuestra civilización está en la libertad de cada uno, en sus pensamientos, en sus creencias, sus opiniones, su trabajo y sus ocios.Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros.El único matrimonio que hace feliz al hombre es el de sus hijos.