El matrimonio es la escuela segura del orden, de la bondad, de la humanidad, que son cualidades mucho más necesarias que la instrucción y el talento.


el-matrimonio-es-escuela-segura-del-orden-de-bondad-de-humanidad-cualidades-mucho-más-necesarias-instrucción-y-el-talento
conde de mirabeauelmatrimonioesescuelaseguradelordendebondadhumanidadcualidadesmuchomsnecesariasinstruccióneltalentoel matrimoniomatrimonio eses lala escuelaescuela segurasegura delde lala bondadde lala humanidadson cualidadescualidades muchomucho másmás necesariasnecesarias quela instruccióninstrucción yy elel talentoel matrimonio esmatrimonio es laes la escuelala escuela seguraescuela segura delsegura del ordende la bondadde la humanidadque son cualidadesson cualidades muchocualidades mucho másmucho más necesariasmás necesarias quenecesarias que laque la instrucciónla instrucción yinstrucción y ely el talentoel matrimonio es lamatrimonio es la escuelaes la escuela segurala escuela segura delescuela segura del ordenque son cualidades muchoson cualidades mucho máscualidades mucho más necesariasmucho más necesarias quemás necesarias que lanecesarias que la instrucciónque la instrucción yla instrucción y elinstrucción y el talentoel matrimonio es la escuelamatrimonio es la escuela seguraes la escuela segura della escuela segura del ordenque son cualidades mucho másson cualidades mucho más necesariascualidades mucho más necesarias quemucho más necesarias que lamás necesarias que la instrucciónnecesarias que la instrucción yque la instrucción y ella instrucción y el talento

La escuela no es deliberativa, no es el coloquio permanente. La escuela es la transmisión del saber, de las normas y de los valores, y en el primer lugar de todos, el del respeto. Quiero una escuela del respeto donde los alumnos se levanten cuando llega eEl matrimonio y la familia cristiana edifican la Iglesia. Los hijos son fruto precioso del matrimonio.Debe evitarse hablar a los jóvenes del éxito como si se tratase del principal objetivo en la vida. La razón más importante para trabajar en la escuela y en la vida es el placer de trabajar, el placer de su resultado y el conocimiento del valor del resultaHemos trabajado mucho, mucho, pero mucho más que todos los otros gobiernos... Sólo Napoleón había hecho más...Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosa del pasado, el recuerdo más querido sigue siendo el último, y nuestra evocación más dulce, la del primer beso.La bondad del corazón y la equidad de un hombre honesto vale cien veces más que la amistad de un bellaco.