En el amor desinteresado de un animal, en el sacrificio de sí mismo, hay algo que llega directamente al corazón del que con frecuencia ha tenido ocasión de comprobar la amistad mezquina y la frágil fidelidad del Hombre natural.


en-el-amor-desinteresado-de-un-animal-el-sacrificio-de-sí-mismo-hay-algo-llega-directamente-al-corazón-del-con-frecuencia-ha-tenido-ocasión-de
edgar allan poeelamordesinteresadodeunanimalsacrificiomismohayalgollegadirectamentealcorazóndelconfrecuenciahatenidoocasióncomprobaramistadmezquinafrgilfidelidadhombrenaturalen elel amordesinteresado dede unun animalen elel sacrificiosacrificio dede sísí mismohay algoalgo queque llegallega directamentedirectamente alal corazóncorazón deldel queque concon frecuenciafrecuencia haha tenidotenido ocasiónocasión dede comprobarcomprobar lala amistadamistad mezquinamezquina yla frágilfrágil fidelidadfidelidad deldel hombrehombre naturalen el amorel amor desinteresadoamor desinteresado dedesinteresado de unde un animalen el sacrificioel sacrificio desacrificio de síde sí mismohay algo quealgo que llegaque llega directamentellega directamente aldirectamente al corazónal corazón delcorazón del quedel que conque con frecuenciacon frecuencia hafrecuencia ha tenidoha tenido ocasióntenido ocasión deocasión de comprobarde comprobar lacomprobar la amistadla amistad mezquinaamistad mezquina ymezquina y lay la frágilla frágil fidelidadfrágil fidelidad delfidelidad del hombredel hombre natural

La bondad del corazón y la equidad de un hombre honesto vale cien veces más que la amistad de un bellaco.He cumplido mi deber para con mi pueblo y para con Sudáfrica. No tengo la menor duda de que la posteridad reivindicará mi inocencia y, del mismo modo, afirmo que los criminales que debían haber comparecido ante este tribunal son los miembros del gobierno.Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una fidelidad que ellos mismos violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostengan el puesto con valor.Dios es la plenitud del cielo; el amor es la plenitud del hombre.Dios es la plenitud del cielo, el amor es la plenitud del hombre.La mujer es un vulgar animal del que el hombre se ha formado un ideal demasiado bello.