En el jardín de la Iglesia se cultivan: Las rosas de los mártires, los lirios de las vírgenes, las yedras de los casados, las violetas de las viudas.


en-el-jardín-de-iglesia-se-cultivan-las-rosas-de-los-mártires-los-lirios-de-las-vírgenes-las-yedras-de-los-casados-las-violetas-de-las-viudas
san agustíneljardíndeiglesiasecultivanlasrosaslosmrtireslirioslasvírgenesyedrascasadosvioletasviudasen elel jardínjardín dede lala iglesiaiglesia sese cultivanlas rosasrosas dede loslos mártireslos lirioslirios dede laslas vírgeneslas yedrasyedras dede loslos casadoslas violetasvioletas dede laslas viudasen el jardínel jardín dejardín de lade la iglesiala iglesia seiglesia se cultivanlas rosas derosas de losde los mártireslos lirios delirios de lasde las vírgeneslas yedras deyedras de losde los casadoslas violetas devioletas de lasde las viudasen el jardín deel jardín de lajardín de la iglesiade la iglesia sela iglesia se cultivanlas rosas de losrosas de los mártireslos lirios de laslirios de las vírgeneslas yedras de losyedras de los casadoslas violetas de lasvioletas de las viudasen el jardín de lael jardín de la iglesiajardín de la iglesia sede la iglesia se cultivanlas rosas de los mártireslos lirios de las vírgeneslas yedras de los casadoslas violetas de las viudas

A los propios campesinos les corresponde tirar los ídolos y derribar los templos de las vírgenes mártires y los pórticos conmemorativos en honor de las viudas castas y fieles; es erróneo que otros lo hagan por ellos.Las palabras son la moneda que corrientemente se acepta en lugar de las ideas, como las monedas se aceptan en función de los valores.Los comunistas deben ser los más perspicaces, los más dispuestos a sacrificarse, los más firmes y los más capaces de apreciar las situaciones sin ideas preconcebidas; tienen que apoyarse en la mayoría de las masas y conquistar su apoyo.Los espíritus fuertes disfrutan de las adversidades como los soldados intrépidos triunfan en las guerras.A veces los pensamientos nos consuelan de las cosas, y los libros de las personas.No hay más alianzas que las que trazan los intereses, ni las habrá jamás.