Es muy fácil perdonar a nuestros enemigos cuando no tenemos los medios de aniquilarlos.


es-muy-fácil-perdonar-a-nuestros-enemigos-cuando-no-tenemos-los-medios-de-aniquilarlos
heinrich heineesmuyfcilperdonarnuestrosenemigoscuandonotenemoslosmediosdeaniquilarloses muymuy fácilfácil perdonarnuestros enemigosenemigos cuandocuando nono tenemostenemos loslos mediosmedios dede aniquilarloses muy fácilmuy fácil perdonarperdonar a nuestrosa nuestros enemigosnuestros enemigos cuandoenemigos cuando nocuando no tenemosno tenemos lostenemos los medioslos medios demedios de aniquilarloses muy fácil perdonarfácil perdonar a nuestrosperdonar a nuestros enemigosa nuestros enemigos cuandonuestros enemigos cuando noenemigos cuando no tenemoscuando no tenemos losno tenemos los mediostenemos los medios delos medios de aniquilarlosmuy fácil perdonar a nuestrosfácil perdonar a nuestros enemigosperdonar a nuestros enemigos cuandoa nuestros enemigos cuando nonuestros enemigos cuando no tenemosenemigos cuando no tenemos loscuando no tenemos los mediosno tenemos los medios detenemos los medios de aniquilarlos

A fin de conquistar con seguridad la victoria en la revolución y no conducir a las masas por un camino erróneo, tenemos que cuidar por unirnos con nuestros auténticos amigos para atacar a nuestros verdaderos enemigos.Cuando enviamos a nuestros jóvenes y mujeres a la guerra, nosotros tenemos una obligación solemne de no evadir los números ni esconder la verdad sobre porque ellos van, y preocuparnos por sus familias una vez se han ido, tener expectativa del retorno de lSon nuestros enemigos todos aquellos que están confabulados con el imperialismo: los caudillos militares, los burócratas, la burguesía compradora, la clase de los grandes terratenientes y el sector reaccionario de la intelectualidad subordinada a todos elDios nos ha dado la lengua para que podamos decir cosas amables a nuestros amigos y duras verdades a nuestros enemigos.Los campesinos tienen real necesidad de cooperativas,sobre todo de cooperativas de consumo, de compra y de crédito. Cuando compran articulos, los explotan los comerciantes; cuando venden sus productos agrícolas, los estafan los comerciantes; cuando pidenNuestros enemigos (refiriéndose a los terroristas) son innovadores e ingeniosos, y nosotros también. Nunca dejan de pensar en nuevos métodos para perjudicar a nuestro país y a nuestro pueblo, ni nosotros tampoco.