Hay que conocer el valor del dinero: los pródigos no lo conocen y los avaros menos aún.


hay-conocer-el-valor-del-dinero-los-pródigos-no-lo-conocen-y-los-avaros-menos-aún
montesquieuhayconocerelvalordeldinerolospródigosnoloconocenavarosmenosaúnhay queque conocerconocer elel valordel dinerolos pródigospródigos nono lolo conocenconocen yy loslos avarosavaros menosmenos aúnhay que conocerque conocer elconocer el valorel valor delvalor del dinerolos pródigos nopródigos no lono lo conocenlo conocen yconocen y losy los avaroslos avaros menosavaros menos aúnhay que conocer elque conocer el valorconocer el valor delel valor del dinerolos pródigos no lopródigos no lo conocenno lo conocen ylo conocen y losconocen y los avarosy los avaros menoslos avaros menos aúnhay que conocer el valorque conocer el valor delconocer el valor del dinerolos pródigos no lo conocenpródigos no lo conocen yno lo conocen y loslo conocen y los avarosconocen y los avaros menosy los avaros menos aún

Si quieres conocer el valor del dinero, trata de pedirlo prestado.El valor del dinero fluctúa; el precio de los productos fluctúa. ¿Por qué deberíamos pretender que las ganancias se incrementaran sin cesar?Pasa con la felicidad como con los relojes, que los menos complicados son los que menos se estropean.El capital es dinero y productos básicos. Y al ser valor, ha adquirido la capacidad oculta de incrementar su propio valor. Así se multiplica sucesivamente, o, al menos, pone huevos de oro.La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros.Lo que se nos da barato, no tiene valor; son los precios altos los que dan el valor a todo.