Hay que elegir a los amigos por su elegancia y su belleza; a los simples camaradas por su manera de ser, y a los enemigos por su inteligencia


hay-elegir-a-los-amigos-por-su-elegancia-y-su-belleza-a-los-simples-camaradas-por-su-manera-de-ser-y-a-los-enemigos-por-su-inteligencia
oscar wildehayelegirlosamigosporsueleganciabellezasimplescamaradasmaneradeserenemigosinteligenciahay queque elegirlos amigosamigos porsu eleganciaelegancia yy susu bellezalos simplessimples camaradascamaradas porsu maneramanera dede serlos enemigosenemigos porsu inteligenciahay que elegirelegir a losa los amigoslos amigos poramigos por supor su eleganciasu elegancia yelegancia y suy su bellezaa los simpleslos simples camaradassimples camaradas porcamaradas por supor su manerasu manera demanera de sery a losa los enemigoslos enemigos porenemigos por supor su inteligenciaque elegir a loselegir a los amigosa los amigos porlos amigos por suamigos por su eleganciapor su elegancia ysu elegancia y suelegancia y su bellezaa los simples camaradaslos simples camaradas porsimples camaradas por sucamaradas por su manerapor su manera desu manera de sery a los enemigosa los enemigos porlos enemigos por suenemigos por su inteligenciahay que elegir a losque elegir a los amigoselegir a los amigos pora los amigos por sulos amigos por su eleganciaamigos por su elegancia ypor su elegancia y susu elegancia y su bellezaa los simples camaradas porlos simples camaradas por susimples camaradas por su maneracamaradas por su manera depor su manera de sery a los enemigos pora los enemigos por sulos enemigos por su inteligencia

Lo unico que os pido es que midais a los politicos por lo que hacen, por el ejemplo, y aunque sea de la extrema derecha si es un hombre decente y los otros son unos ladrones votad al de la extrema derecha. Eso me lo manda mi inteligencia de hombre de izquTengo mucha estima por la inteligencia de los italianos para pensar que haya por ahí tanto gilipollas que pueda votar en contra de sus intereses.En una guerra los tres enemigos del soldado son el frío, los piojos y el enemigo. Por este orden.No quiero caer en manos de unos enemigos que, para entretenimiento de las masas alimentadas por la propaganda del odio, esperan un nuevo espectáculo organizado por los judíos.A los cordiales amigos no basta alumbrarles por do vayan sino que les hemos de quitar los tropiezos a do tropiecen.No hagas estima de ti por tu apersonamiento físico o los bienes que la fortuna te deparó, sino por tu prestancia moral o los bienes del alma.