Hay mujeres que quieren tanto a sus maridos que, para no usarlos, toman el de sus amigas.


hay-mujeres-quieren-tanto-a-sus-maridos-para-no-usarlos-toman-el-de-sus-amigas
alejandro dumashaymujeresquierentantosusmaridosparanousarlostomaneldeamigashay mujeresmujeres queque quierenquieren tantosus maridosmaridos quepara nono usarlostoman elel dede sussus amigashay mujeres quemujeres que quierenque quieren tantotanto a susa sus maridossus maridos quepara no usarlostoman el deel de susde sus amigashay mujeres que quierenmujeres que quieren tantoquieren tanto a sustanto a sus maridosa sus maridos quetoman el de susel de sus amigashay mujeres que quieren tantoque quieren tanto a susquieren tanto a sus maridostanto a sus maridos quetoman el de sus amigas

Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una fidelidad que ellos mismos violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostengan el puesto con valor.La base de nuestra civilización está en la libertad de cada uno, en sus pensamientos, en sus creencias, sus opiniones, su trabajo y sus ocios.Nunca se pierden los años que se quita una mujer, van a parar a cualquiera de sus amigas.Tengo mucha estima por la inteligencia de los italianos para pensar que haya por ahí tanto gilipollas que pueda votar en contra de sus intereses.Nada me había entristecido tanto en los agitados años de mi juventud como la idea de haber nacido en una época que parecía erigir sus templos de gloria exclusivamente para comerciantes y funcionarios. (Fuente: Mein Kampf)Todos los hombres son dioses para su perro. Por eso hay gente que ama más a sus perros que a los hombres.