La amistad no puede ir muy lejos cuando ni unos ni otros están dispuestos a perdonarse los pequeños defectos.


la-amistad-no-puede-ir-muy-lejos-cuando-unos-otros-án-dispuestos-a-perdonarse-los-pequeños-defectos
jean de la bruyèreamistadnopuedeirmuylejoscuandounosotrosestndispuestosperdonarselospequeñosdefectosla amistadamistad nono puedepuede irir muymuy lejoslejos cuandocuando nini unosunos nini otrosotros estánestán dispuestosperdonarse loslos pequeñospequeños defectosla amistad noamistad no puedeno puede irpuede ir muyir muy lejosmuy lejos cuandolejos cuando nicuando ni unosni unos niunos ni otrosni otros estánotros están dispuestosdispuestos a perdonarsea perdonarse losperdonarse los pequeñoslos pequeños defectosla amistad no puedeamistad no puede irno puede ir muypuede ir muy lejosir muy lejos cuandomuy lejos cuando nilejos cuando ni unoscuando ni unos nini unos ni otrosunos ni otros estánni otros están dispuestosestán dispuestos a perdonarsedispuestos a perdonarse losa perdonarse los pequeñosperdonarse los pequeños defectosla amistad no puede iramistad no puede ir muyno puede ir muy lejospuede ir muy lejos cuandoir muy lejos cuando nimuy lejos cuando ni unoslejos cuando ni unos nicuando ni unos ni otrosni unos ni otros estánunos ni otros están dispuestosotros están dispuestos a perdonarseestán dispuestos a perdonarse losdispuestos a perdonarse los pequeñosa perdonarse los pequeños defectos

La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros.Los hijos, cuando son pequeños, entontecen a sus padres; cuando son mayores, los enloquecen.La amistad es un contrato por el cual nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos los hagan grandes.Cuando se puede medir aquello de lo que se habla y se puede expresar en números, se conoce algo del tema; pero cuando no se puede medir, cuando no se puede expresar en números, el conocimiento es pobre e insatisfactorio: puede ser el principio del conocimSon los propios campesinos quienes instalaron los ídolos y ellos, cuando llegue el momento, los tirarán con sus propias manos; no es necesario que otros lo hagan en su nombre antes de tiempo.Es muy fácil perdonar a nuestros enemigos cuando no tenemos los medios de aniquilarlos.