La bondad del corazón y la equidad de un hombre honesto vale cien veces más que la amistad de un bellaco.


la-bondad-del-corazón-y-equidad-de-un-hombre-honesto-vale-cien-veces-más-amistad-de-un-bellaco
jean-jacques rousseaubondaddelcorazónequidaddeunhombrehonestovalecienvecesmsamistadbellacola bondadbondad deldel corazóncorazón yla equidadequidad dede unun hombrehombre honestohonesto valevale ciencien vecesveces másmás quela amistadamistad dede unun bellacola bondad delbondad del corazóndel corazón ycorazón y lay la equidadla equidad deequidad de unde un hombreun hombre honestohombre honesto valehonesto vale cienvale cien vecescien veces másveces más quemás que laque la amistadla amistad deamistad de unde un bellacola bondad del corazónbondad del corazón ydel corazón y lacorazón y la equidady la equidad dela equidad de unequidad de un hombrede un hombre honestoun hombre honesto valehombre honesto vale cienhonesto vale cien vecesvale cien veces máscien veces más queveces más que lamás que la amistadque la amistad dela amistad de unamistad de un bellacola bondad del corazón ybondad del corazón y ladel corazón y la equidadcorazón y la equidad dey la equidad de unla equidad de un hombreequidad de un hombre honestode un hombre honesto valeun hombre honesto vale cienhombre honesto vale cien veceshonesto vale cien veces másvale cien veces más quecien veces más que laveces más que la amistadmás que la amistad deque la amistad de unla amistad de un bellaco

En el amor desinteresado de un animal, en el sacrificio de sí mismo, hay algo que llega directamente al corazón del que con frecuencia ha tenido ocasión de comprobar la amistad mezquina y la frágil fidelidad del Hombre natural.Éste es el primer precepto de la amistad: pedir a los amigos sólo lo honesto, y sólo lo honesto hacer por ellos.No hay soledad más triste que la de un hombre sin amigos, sin los cuales el mundo es un desierto: quien sea incapaz de sentir amistad, tiene más de bestia que de hombre.Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas.El matrimonio es la escuela segura del orden, de la bondad, de la humanidad, que son cualidades mucho más necesarias que la instrucción y el talento.Un día del hombre erudito es más largo que un siglo del ignorante.