La España de hoy mira a la España de la II República con enorme reconocimiento y, sobre todo, con satisfacción y orgullo por lo que hemos sabido hacer entre todos en esta etapa constitucionalista. (Mayo 2006)


la-españa-de-hoy-mira-a-españa-de-ii-república-con-enorme-reconocimiento-y-sobre-todo-con-satisfacción-y-orgullo-por-lo-hemos-sabido-hacer
josé luis rodríguez zapateroespañadehoymiraiirepúblicaconenormereconocimientosobretodosatisfacciónorgulloporlohemossabidohacerentretodosestaetapaconstitucionalistamayo2006la españaespaña dede hoyhoy mirala españaespaña dede lala iiii repúblicarepública concon enormeenorme reconocimientoreconocimiento ysobre todocon satisfacciónsatisfacción yorgullo porlo queque hemoshemos sabidosabido hacerhacer entreentre todostodos enen estaesta etapaetapa constitucionalista(mayo 2006)la españa deespaña de hoyde hoy miramira a laa la españala españa deespaña de lade la iila ii repúblicaii república conrepública con enormecon enorme reconocimientoenorme reconocimiento ycon satisfacción ysatisfacción y orgulloy orgullo pororgullo por lopor lo quelo que hemosque hemos sabidohemos sabido hacersabido hacer entrehacer entre todosentre todos entodos en estaen esta etapaesta etapa constitucionalista

La España del castellano es grande, pero lo es más sumada a la España del catalán, la del gallego y la del euskera. La España democrática, la España Constitucional, es inseparable del valor de la diversidad y del respeto a su ejercicio cotidiano por todosSe puede prescindir de una persona en concreto. Pero no podemos prescindir del esfuerzo que todos juntos hemos de hacer para construir una España de todos y para todos.Hoy comienza una nueva etapa de la historia de España. (1975)Estamos convencidos de que la gente necesita y requiere esta fe. Por lo tanto hemos llevado a cabo la lucha contra el movimiento ateo, y esto no sólo con unas pocas declaraciones teóricas: lo hemos aplastado.No somos elegidos por Dios, sino por el electorado, por lo tanto, buscamos el diálogo con todos aquellos que ponen esfuerzo en esta democracia.Esta tragedia se ve agravada por la ironía de que esta generación de periodistas es la mejor preparada y la más cualificada de la historia de su profesión. Pero, con frecuencia, se les prohíbe hacer el trabajo para el que han sido preparados.