La gran mayoría del pueblo es, por naturaleza y criterio, de índole tan femenina, que su modo de pensar y obrar se subordina más a la sensibilidad anímica que a la reflexión. (Fuente: Mein Kampf)


la-gran-mayoría-del-pueblo-es-por-naturaleza-y-criterio-de-índole-tan-femenina-su-modo-de-pensar-y-obrar-se-subordina-más-a-sensibilidad-anímica
adolf hitlergranmayoríadelpuebloespornaturalezacriteriodeíndoletanfemeninasumodopensarobrarsesubordinamssensibilidadanímicareflexiónfuentemeinkampfla grangran mayoríamayoría deldel pueblopueblo esnaturaleza yy criteriode índoleíndole tantan femeninaque susu modomodo dede pensarpensar yy obrarobrar sese subordinasubordina másla sensibilidadsensibilidad anímicaanímica quela reflexiónmein kampf)la gran mayoríagran mayoría delmayoría del pueblodel pueblo espor naturaleza ynaturaleza y criteriode índole taníndole tan femeninaque su modosu modo demodo de pensarde pensar ypensar y obrary obrar seobrar se subordinase subordina másmás a laa la sensibilidadla sensibilidad anímicasensibilidad anímica quea la reflexión

Seguramente la primera etapa de la cultura humana se basó menos en el empleo del animal doméstico que en los servicios prestados por hombres de raza inferior. (Fuente: Mein Kampf)Es necesario exterminar sin piedad a los instigadores de este linaje (refiriéndose al Marxismo). (Fuente: Mein Kampf)Ésta es una táctica basada en un cálculo preciso de toda debilidad humana, y su resultado llevará al éxito con certeza casi matemática. Logré comprender igualmente la importancia del terror físico para con el individuo y las masas. (Fuente: Mein Kampf)Los pecados contra la sangre y la raza constituyen el pecado original de este mundo y el ocaso de una humanidad vencida. (Fuente: Mein Kampf)Nada me había entristecido tanto en los agitados años de mi juventud como la idea de haber nacido en una época que parecía erigir sus templos de gloria exclusivamente para comerciantes y funcionarios. (Fuente: Mein Kampf)El único modo de proteger a nuestro pueblo, el único modo de asegurar la paz, el único modo de controlar nuestro destino pasa por nuestro liderazgo.