La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras.


la-infancia-tiene-sus-propias-maneras-de-ver-pensar-y-sentir-nada-hay-más-insensato-pretender-sustituirlas-por-las-nuestras
rousseauinfanciatienesuspropiasmanerasdeverpensarsentirnadahaymsinsensatopretendersustituirlasporlasnuestrasla infanciainfancia tienetiene sussus propiaspropias manerasmaneras dede verpensar yy sentirnada hayhay másmás insensatoinsensato queque pretenderpretender sustituirlassustituirlas porlas nuestrasla infancia tieneinfancia tiene sustiene sus propiassus propias maneraspropias maneras demaneras de verpensar y sentirnada hay máshay más insensatomás insensato queinsensato que pretenderque pretender sustituirlaspretender sustituirlas porsustituirlas por laspor las nuestrasla infancia tiene susinfancia tiene sus propiastiene sus propias manerassus propias maneras depropias maneras de vernada hay más insensatohay más insensato quemás insensato que pretenderinsensato que pretender sustituirlasque pretender sustituirlas porpretender sustituirlas por lassustituirlas por las nuestrasla infancia tiene sus propiasinfancia tiene sus propias manerastiene sus propias maneras desus propias maneras de vernada hay más insensato quehay más insensato que pretendermás insensato que pretender sustituirlasinsensato que pretender sustituirlas porque pretender sustituirlas por laspretender sustituirlas por las nuestras

Gente hay que tiene sus ideas por originales como si nadie las hubiese tenido antes, como si el mundo estuviera recién terminado y el hombre aún no hubiese tenido tiempo de pensarNo hay soledad más triste que la de un hombre sin amigos, sin los cuales el mundo es un desierto: quien sea incapaz de sentir amistad, tiene más de bestia que de hombre.Hay que sentir el pensamiento y pensar el sentimiento.La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.El valor de una idea no tiene nada que ver con la sinceridad del hombre que la expresa.No hay espíritu, por necio y grosero que sea, incapaz de adquirir las más altas virtudes si se le conduce como es menester.