La justicia no espera ningún premio. se la acepta por ella misma. y de igual manera son todas las virtudes.


la-justicia-no-espera-ningún-premio-se-acepta-por-ella-misma-y-de-igual-manera-todas-las-virtudes
cicerónjusticianoesperaningúnpremioseaceptaporellamismadeigualmaneratodaslasvirtudesla justiciajusticia nono esperaespera ningúnningún premiose lala aceptaacepta porella mismay dede igualigual maneramanera sonson todastodas laslas virtudesla justicia nojusticia no esperano espera ningúnespera ningún premiose la aceptala acepta poracepta por ellapor ella mismay de igualde igual maneraigual manera sonmanera son todasson todas lastodas las virtudesla justicia no esperajusticia no espera ningúnno espera ningún premiose la acepta porla acepta por ellaacepta por ella mismay de igual manerade igual manera sonigual manera son todasmanera son todas lasson todas las virtudesla justicia no espera ningúnjusticia no espera ningún premiose la acepta por ellala acepta por ella mismay de igual manera sonde igual manera son todasigual manera son todas lasmanera son todas las virtudes

La justicia es reina y señora de todas las virtudes.Desterrada la justicia que es vínculo de las sociedades humanas, muere también la libertad que está unida a ella y vive por ella.Lo que mejor sienta a la juventud e la modestia, el pudor, el amor a la templanza y la justicia. Tales son las virtudes que deben formar su carácter.En política todas las victorias son efímeras, y todas las derrotas son provisionales.Las palabras son la moneda que corrientemente se acepta en lugar de las ideas, como las monedas se aceptan en función de los valores.Todas las cosas que existen son en realidad una sola. Consideramos las que son bonitas como raras y valiosas, y las que son feas como sucias y podridas. Lo sucio y podrido puede transformarse en lo que es raro y valioso, y lo raro y valioso en lo que es s