La libertad no hace ni más ni menos felices a los hombres; los hace, sencillamente, hombres.


la-libertad-no-hace-más-menos-felices-a-los-hombres-los-hace-sencillamente-hombres
manuel azañalibertadnohacemsmenosfelicesloshombreshacesencillamentehombresla libertadlibertad nono hacehace nini másmás nini menosmenos feliceslos hombreslos hacela libertad nolibertad no haceno hace nihace ni másni más nimás ni menosni menos felicesfelices a losa los hombresla libertad no hacelibertad no hace nino hace ni máshace ni más nini más ni menosmás ni menos felicesmenos felices a losfelices a los hombresla libertad no hace nilibertad no hace ni másno hace ni más nihace ni más ni menosni más ni menos felicesni menos felices a losmenos felices a los hombres

La libertad no hace felices a los hombres; los hace, sencillamente, hombres.La guerra es nefanda, porque hace más hombres malos que los que mata.La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.Todos los hombres son dioses para su perro. Por eso hay gente que ama más a sus perros que a los hombres.Cuanto más conozco a los hombres, menos los quiero; si pudiese decir otro tanto de las mujeres me iría mucho mejor.Los hombres más capaces de pensar sobre el amor son los que menos lo han vivido; y los que lo han vivido suelen ser incapaces de meditar sobre él.