La mujer adora al hombre igual que el creyente adora a Dios; pidiéndole todos los días algo.


la-mujer-adora-al-hombre-igual-el-creyente-adora-a-dios-pidiéndole-todos-los-días-algo
enrique jardiel poncelamujeradoraalhombreigualelcreyentediospidiéndoletodoslosdíasalgola mujermujer adoraadora alal hombrehombre igualigual queque elel creyentecreyente adorapidiéndole todostodos loslos díasdías algola mujer adoramujer adora aladora al hombreal hombre igualhombre igual queigual que elque el creyenteel creyente adoraadora a diospidiéndole todos lostodos los díaslos días algola mujer adora almujer adora al hombreadora al hombre igualal hombre igual quehombre igual que eligual que el creyenteque el creyente adoracreyente adora a diospidiéndole todos los díastodos los días algola mujer adora al hombremujer adora al hombre igualadora al hombre igual queal hombre igual que elhombre igual que el creyenteigual que el creyente adorael creyente adora a diospidiéndole todos los días algo

La mujer es algo mientras que el hombre no es nada.En política, si quieres que se diga algo, pídeselo a un hombre. Si quieres que se haga algo, pídeselo a una mujer.Si te paras a contar los días de sol y los nublados en el año, verás que los días serenos han sido los mas.¡Ojalá vivas todos los días de tu vida!A fin de que seas mejor, purifícate todos los días.Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.