La oración es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre.


la-oración-es-el-encuentro-de-sed-de-dios-y-de-sed-del-hombre
san agustínoracióneselencuentrodeseddiosdelhombreoración eses elel encuentroencuentro dede lala sedsed dede diosdios yy dede lala sedsed deldel hombrela oración esoración es eles el encuentroel encuentro deencuentro de lade la sedla sed desed de diosde dios ydios y dey de lade la sedla sed delsed del hombrela oración es eloración es el encuentroes el encuentro deel encuentro de laencuentro de la sedde la sed dela sed de diossed de dios yde dios y dedios y de lay de la sedde la sed della sed del hombrela oración es el encuentrooración es el encuentro dees el encuentro de lael encuentro de la sedencuentro de la sed dede la sed de diosla sed de dios ysed de dios y dede dios y de ladios y de la sedy de la sed delde la sed del hombre

El hombre se diferencia del animal en que bebe sin sed y ama sin tiempo.Du­ra sex, sed sex. (pa­raf­ra­za łacińskiej sen­ten­cji: du­ra lex, sed lex - twar­de pra­wo, ale prawo) La familia está llamada a ser templo, o sea, casa de oración: una oración sencilla, llena de esfuerzo y ternura. Una oración que se hace vida, para que toda la vida se convierta en oración.De todos los animales de la creación el hombre es el único que bebe sin tener sed, come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir.Dios es la plenitud del cielo; el amor es la plenitud del hombre.Dios es la plenitud del cielo, el amor es la plenitud del hombre.