La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros.


la-política-es-el-arte-de-obtener-el-dinero-de-los-ricos-y-el-voto-de-los-pobres-con-el-pretexto-de-proteger-a-los-unos-de-los-otros
anónimopolíticaeselartedeobtenerdinerolosricosvotopobresconpretextoprotegerunosotrosla políticapolítica eses elel artearte dede obtenerobtener elel dinerodinero dede loslos ricosricos yy elel votovoto dede loslos pobrespobres concon elel pretextopretexto dede protegerlos unosunos dede loslos otrosla política espolítica es eles el arteel arte dearte de obtenerde obtener elobtener el dineroel dinero dedinero de losde los ricoslos ricos yricos y ely el votoel voto devoto de losde los pobreslos pobres conpobres con elcon el pretextoel pretexto depretexto de protegerproteger a losa los unoslos unos deunos de losde los otrosla política es elpolítica es el artees el arte deel arte de obtenerarte de obtener elde obtener el dineroobtener el dinero deel dinero de losdinero de los ricosde los ricos ylos ricos y elricos y el votoy el voto deel voto de losvoto de los pobresde los pobres conlos pobres con elpobres con el pretextocon el pretexto deel pretexto de protegerde proteger a losproteger a los unosa los unos delos unos de losunos de los otrosla política es el artepolítica es el arte dees el arte de obtenerel arte de obtener elarte de obtener el dinerode obtener el dinero deobtener el dinero de losel dinero de los ricosdinero de los ricos yde los ricos y ellos ricos y el votoricos y el voto dey el voto de losel voto de los pobresvoto de los pobres conde los pobres con ellos pobres con el pretextopobres con el pretexto decon el pretexto de protegerpretexto de proteger a losde proteger a los unosproteger a los unos dea los unos de loslos unos de los otros

En un sistema de libre comercio y de libre mercado, los países pobres —y la gente pobre— no son pobres porque otros sean ricos. Si los otros fuesen menos ricos, los pobres serían, con toda probabilidad, todavía más pobres.Eso de que el dinero no da la felicidad son voces que hacen correr los ricos para que no los envidien demasiado los pobres.Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren.A los veinte años un hombre es un pavo real; a los treinta, un león; a los cuarenta, un camelo; a los cincuenta, una serpiente; a los sesenta, un perro; a los setenta, un mono; a los ochenta, nada.Son los propios campesinos quienes instalaron los ídolos y ellos, cuando llegue el momento, los tirarán con sus propias manos; no es necesario que otros lo hagan en su nombre antes de tiempo.Los padres son los huesos con los que los hijos afilan sus dientes.