La primera mitad de nuestra vida nos la estropean nuestros padres; la segunda nuestros hijos.


la-primera-mitad-de-nuestra-vida-nos-estropean-nuestros-padres-segunda-nuestros-hijos
clarence s darrowprimeramitaddenuestravidanosestropeannuestrospadressegundahijosla primeraprimera mitadmitad dede nuestranuestra vidavida nosnos lala estropeanestropean nuestrosnuestros padresla segundasegunda nuestrosnuestros hijosla primera mitadprimera mitad demitad de nuestrade nuestra vidanuestra vida nosvida nos lanos la estropeanla estropean nuestrosestropean nuestros padresla segunda nuestrossegunda nuestros hijosla primera mitad deprimera mitad de nuestramitad de nuestra vidade nuestra vida nosnuestra vida nos lavida nos la estropeannos la estropean nuestrosla estropean nuestros padresla segunda nuestros hijosla primera mitad de nuestraprimera mitad de nuestra vidamitad de nuestra vida nosde nuestra vida nos lanuestra vida nos la estropeanvida nos la estropean nuestrosnos la estropean nuestros padres

Dios nos ha dado la lengua para que podamos decir cosas amables a nuestros amigos y duras verdades a nuestros enemigos.Nuestros pensamientos más importantes son los que contradicen nuestros sentimientos.No hay que cargar nuestros pensamientos con el peso de nuestros zapatos.Sólo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y la segunda no me acuerdo.Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos.Los libros nos dan consejos que no se atreverían a darnos nuestros amigos.