La religión mal entendida es una fiebre que puede terminar en delirio.


la-religión-mal-entendida-es-una-fiebre-puede-terminar-delirio
voltairereligiónmalentendidaesunafiebrepuedeterminardeliriola religiónreligión malmal entendidaentendida eses unauna fiebrefiebre queque puedepuede terminarterminar enen deliriola religión malreligión mal entendidamal entendida esentendida es unaes una fiebreuna fiebre quefiebre que puedeque puede terminarpuede terminar enterminar en deliriola religión mal entendidareligión mal entendida esmal entendida es unaentendida es una fiebrees una fiebre queuna fiebre que puedefiebre que puede terminarque puede terminar enpuede terminar en deliriola religión mal entendida esreligión mal entendida es unamal entendida es una fiebreentendida es una fiebre quees una fiebre que puedeuna fiebre que puede terminarfiebre que puede terminar enque puede terminar en delirio

Si hago una buena obra, me siento bien; y si obro mal, me encuentro mal. Esta es mi religión.El proceso autonómico tampoco puede ser una vía para la destrucción del sentimiento de pertenencia de todos los españoles a una Patria común. La autonomía no puede, por tanto, convertirse en un vehículo de exacerbación nacionalista, ni mucho menos debe utCuando hago el bien, me siento bien; cuando hago el mal, me siento mal, y esa es mi religión.Lo mismo que un árbol tiene una sola raíz y múltiples ramas y hojas, también hay una sola religión verdadera y perfecta, pero diversificada en numerosas ramas, por intervención de los hombres.La educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación como la hija de un campesino puede convertirse en una médica, el hijo de un minero puede convertirse en el jefe de la mina, o el hijo de trabajadores agrícolas puede llegarLa religión sirve para ayudarnos y consolarnos ante unos problemas que no tendríamos si no existiese la religión.