La vejez es un tirano que prohíbe, bajo pena de muerte, todos los placeres de la juventud.


la-vejez-es-un-tirano-prohíbe-bajo-pena-de-muerte-todos-los-placeres-de-juventud
françois de la rochefoucauldvejezesuntiranoprohíbebajopenademuertetodoslosplaceresjuventudla vejezvejez eses unun tiranotirano queque prohíbebajo penapena dede muertetodos loslos placeresplaceres dede lala juventudla vejez esvejez es unes un tiranoun tirano quetirano que prohíbebajo pena depena de muertetodos los placereslos placeres deplaceres de lade la juventudla vejez es unvejez es un tiranoes un tirano queun tirano que prohíbebajo pena de muertetodos los placeres delos placeres de laplaceres de la juventudla vejez es un tiranovejez es un tirano quees un tirano que prohíbetodos los placeres de lalos placeres de la juventud

La edad madura, especialmente la honrada, tiene una gran autoridad, y eso tiene más valor que todos los placeres de la juventud.En la vejez se aprende mejor a esconder los fracasos; en la juventud, a soportarlos.Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez, una parte de experiencia.La muerte no viene más que una vez, pero se deja sentir en todos los momentos de la vida.La muerte es el remedio de todos los males; pero no debemos echar mano de éste hasta última hora.La juventud vive de la esperanza; la vejez del recuerdo.