Las palabras son la moneda que corrientemente se acepta en lugar de las ideas, como las monedas se aceptan en función de los valores.


las-palabras-moneda-corrientemente-se-acepta-lugar-de-las-ideas-como-las-monedas-se-aceptan-función-de-los-valores
francis baconlaspalabrasmonedacorrientementeseaceptalugardelasideascomomonedasaceptanfunciónlosvaloreslas palabraspalabras sonla monedamoneda queque corrientementecorrientemente sese aceptaacepta enen lugarlugar dede laslas ideascomo laslas monedasmonedas sese aceptanaceptan enen funciónfunción dede loslos valoreslas palabras sonpalabras son lason la monedala moneda quemoneda que corrientementeque corrientemente secorrientemente se aceptase acepta enacepta en lugaren lugar delugar de lasde las ideascomo las monedaslas monedas semonedas se aceptanse aceptan enaceptan en funciónen función defunción de losde los valoreslas palabras son lapalabras son la monedason la moneda quela moneda que corrientementemoneda que corrientemente seque corrientemente se aceptacorrientemente se acepta ense acepta en lugaracepta en lugar deen lugar de laslugar de las ideascomo las monedas selas monedas se aceptanmonedas se aceptan ense aceptan en funciónaceptan en función deen función de losfunción de los valoreslas palabras son la monedapalabras son la moneda queson la moneda que corrientementela moneda que corrientemente semoneda que corrientemente se aceptaque corrientemente se acepta encorrientemente se acepta en lugarse acepta en lugar deacepta en lugar de lasen lugar de las ideascomo las monedas se aceptanlas monedas se aceptan enmonedas se aceptan en funciónse aceptan en función deaceptan en función de losen función de los valores

Las palabras son la configuración acústica de las ideas.Las ideas son como las pulgas, saltan de unos a otros pero no pican a todos.Las ideas son como las mujeres, alimentar diez cuesta menos que vestir una.Todas las cosas que existen son en realidad una sola. Consideramos las que son bonitas como raras y valiosas, y las que son feas como sucias y podridas. Lo sucio y podrido puede transformarse en lo que es raro y valioso, y lo raro y valioso en lo que es sEn el jardín de la Iglesia se cultivan: Las rosas de los mártires, los lirios de las vírgenes, las yedras de los casados, las violetas de las viudas.Los ejecutivos tienen que dedicar cada vez más tiempo a temas como la cultura, los valores, el carácter y otras cosas no tangibles. En lugar de directivos, deben ser cultivadores y contadores de cuentos para ganarse las mentes.