¿Levantar una piedra para dejarla caer sobre los propios pies? Es un dicho con que los chinos describimos el comportamiento de ciertos estúpidos.


levantar-una-piedra-para-dejarla-caer-sobre-los-propios-pies-es-un-dicho-con-los-chinos-describimos-el-comportamiento-de-ciertos-úpidos
mao zedonglevantarunapiedraparadejarlacaersobrelospropiospiesesundichoconchinosdescribimoselcomportamientodeciertosestúpidos¿levantar unauna piedrapiedra parapara dejarladejarla caercaer sobresobre loslos propiospropios pieses unun dichodicho concon queque loslos chinoschinos describimosdescribimos elel comportamientocomportamiento dede ciertosciertos estúpidos¿levantar una piedrauna piedra parapiedra para dejarlapara dejarla caerdejarla caer sobrecaer sobre lossobre los propioslos propios pieses un dichoun dicho condicho con quecon que losque los chinoslos chinos describimoschinos describimos eldescribimos el comportamientoel comportamiento decomportamiento de ciertosde ciertos estúpidos¿levantar una piedra parauna piedra para dejarlapiedra para dejarla caerpara dejarla caer sobredejarla caer sobre loscaer sobre los propiossobre los propios pieses un dicho conun dicho con quedicho con que loscon que los chinosque los chinos describimoslos chinos describimos elchinos describimos el comportamientodescribimos el comportamiento deel comportamiento de ciertoscomportamiento de ciertos estúpidos¿levantar una piedra para dejarlauna piedra para dejarla caerpiedra para dejarla caer sobrepara dejarla caer sobre losdejarla caer sobre los propioscaer sobre los propios pieses un dicho con queun dicho con que losdicho con que los chinoscon que los chinos describimosque los chinos describimos ellos chinos describimos el comportamientochinos describimos el comportamiento dedescribimos el comportamiento de ciertosel comportamiento de ciertos estúpidos

Son los propios campesinos quienes instalaron los ídolos y ellos, cuando llegue el momento, los tirarán con sus propias manos; no es necesario que otros lo hagan en su nombre antes de tiempo.Los periódicos en España se hacen, en primer lugar para que los lean los periodistas; luego los banqueros; más tarde, para que el poder tiemble y, por último e inexistente término, para que los hojee el público.La vida es una tragedia para los que sienten, y una comedia para los que piensan.Estoy deseando colaborar con los líderes de los dos partidos para afrontar los retos que solo podemos superar si estamos unidos.He cumplido mi deber para con mi pueblo y para con Sudáfrica. No tengo la menor duda de que la posteridad reivindicará mi inocencia y, del mismo modo, afirmo que los criminales que debían haber comparecido ante este tribunal son los miembros del gobierno.A los veinte años un hombre es un pavo real; a los treinta, un león; a los cuarenta, un camelo; a los cincuenta, una serpiente; a los sesenta, un perro; a los setenta, un mono; a los ochenta, nada.