Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es que no.


lo-más-importante-aprendí-a-hacer-después-de-los-cuarenta-años-fue-a-decir-no-cuando-es-no
gabriel garcía márquezlomsimportanteaprendíhacerdespuésdeloscuarentaañosfuedecirnocuandoesnolo másmás importanteimportante queque aprendíhacer despuésdespués dede loslos cuarentacuarenta añosaños fuedecir nono cuandocuando eses queque nolo más importantemás importante queimportante que aprendíaprendí a hacera hacer despuéshacer después dedespués de losde los cuarentalos cuarenta añoscuarenta años fuefue a decira decir nodecir no cuandono cuando escuando es quees que nolo más importante quemás importante que aprendíque aprendí a haceraprendí a hacer despuésa hacer después dehacer después de losdespués de los cuarentade los cuarenta añoslos cuarenta años fueaños fue a decirfue a decir noa decir no cuandodecir no cuando esno cuando es quecuando es que nolo más importante que aprendíimportante que aprendí a hacerque aprendí a hacer despuésaprendí a hacer después dea hacer después de loshacer después de los cuarentadespués de los cuarenta añosde los cuarenta años fuecuarenta años fue a deciraños fue a decir nofue a decir no cuandoa decir no cuando esdecir no cuando es queno cuando es que no

Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.En unos pocos meses los campesinos han realizado lo que el Dr. Sun Yat-sen quiso pero no logró cumplir en los cuarenta años que consagró a la revolución nacional. Esta es una proeza extraordinaria nunca realizada, ni en cuarenta años ni en milenios.A los veinte años un hombre es un pavo real; a los treinta, un león; a los cuarenta, un camelo; a los cincuenta, una serpiente; a los sesenta, un perro; a los setenta, un mono; a los ochenta, nada.A los veinte años, la volunta es reina: a los treinta, lo es el ingenio; a los cuarenta, lo es el juicio.Los equipos más débiles son los que más te castigan y, además, el equipo no se mentaliza igual que cuando juega con uno grande. Con esta victoria tenemos ya 21 puntos, es decir, igual que el Real Madrid y tres puntos menos que el segundo. No es que sea paLos primeros cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario.