Lo que mejor sienta a la juventud e la modestia, el pudor, el amor a la templanza y la justicia. Tales son las virtudes que deben formar su carácter.


lo-mejor-sienta-a-juventud-e-modestia-el-pudor-el-amor-a-templanza-y-justicia-tales-las-virtudes-deben-formar-su-ácter
sócrateslomejorsientajuventudmodestiaelpudoramortemplanzajusticiataleslasvirtudesdebenformarsucarcterlo queque mejorla juventudjuventud ela modestiael pudorel amorla templanzatemplanza yla justiciatales sonson laslas virtudesvirtudes queque debendeben formarformar susu carácterlo que mejorque mejor sientasienta a laa la juventudla juventud ejuventud e lae la modestiaamor a laa la templanzala templanza ytemplanza y lay la justiciatales son lasson las virtudeslas virtudes quevirtudes que debenque deben formardeben formar suformar su carácterlo que mejor sientamejor sienta a lasienta a la juventuda la juventud ela juventud e lajuventud e la modestiael amor a laamor a la templanzaa la templanza yla templanza y latemplanza y la justiciatales son las virtudesson las virtudes quelas virtudes que debenvirtudes que deben formarque deben formar sudeben formar su carácterque mejor sienta a lamejor sienta a la juventudsienta a la juventud ea la juventud e lala juventud e la modestiael amor a la templanzaamor a la templanza ya la templanza y lala templanza y la justiciatales son las virtudes queson las virtudes que debenlas virtudes que deben formarvirtudes que deben formar suque deben formar su carácter

La justicia no espera ningún premio. se la acepta por ella misma. y de igual manera son todas las virtudes.La justicia es reina y señora de todas las virtudes.El amor nos enseña todas las virtudes.Los ejecutivos tienen que dedicar cada vez más tiempo a temas como la cultura, los valores, el carácter y otras cosas no tangibles. En lugar de directivos, deben ser cultivadores y contadores de cuentos para ganarse las mentes.La juventud es mejor para inventar que para jugar, mejor para ejecutar que para dar consejo, y mejor para proyectar que para realizar.Todas las cosas que existen son en realidad una sola. Consideramos las que son bonitas como raras y valiosas, y las que son feas como sucias y podridas. Lo sucio y podrido puede transformarse en lo que es raro y valioso, y lo raro y valioso en lo que es s