Los comunistas deben ser los más perspicaces, los más dispuestos a sacrificarse, los más firmes y los más capaces de apreciar las situaciones sin ideas preconcebidas; tienen que apoyarse en la mayoría de las masas y conquistar su apoyo.


los-comunistas-deben-ser-los-más-perspicaces-los-más-dispuestos-a-sacrificarse-los-más-firmes-y-los-más-capaces-de-apreciar-las-situaciones-sin
mao zedongloscomunistasdebenserlosmsperspicacesdispuestossacrificarsefirmescapacesdeapreciarlassituacionessinideaspreconcebidastienenapoyarsemayoríamasasconquistarsuapoyolos comunistascomunistas debendeben serser loslos másmás perspicaceslos másmás dispuestoslos másmás firmesfirmes yy loslos másmás capacescapaces dede apreciarapreciar laslas situacionessituaciones sinsin ideasideas preconcebidastienen queque apoyarseapoyarse enla mayoríamayoría dede laslas masasmasas yy conquistarconquistar susu apoyolos comunistas debencomunistas deben serdeben ser losser los máslos más perspicaceslos más dispuestosdispuestos a sacrificarselos más firmesmás firmes yfirmes y losy los máslos más capacesmás capaces decapaces de apreciarde apreciar lasapreciar las situacioneslas situaciones sinsituaciones sin ideassin ideas preconcebidastienen que apoyarseque apoyarse enapoyarse en laen la mayoríala mayoría demayoría de lasde las masaslas masas ymasas y conquistary conquistar suconquistar su apoyo

Más que las ideas, a los hombres los separan los intereses.Los ejecutivos tienen que dedicar cada vez más tiempo a temas como la cultura, los valores, el carácter y otras cosas no tangibles. En lugar de directivos, deben ser cultivadores y contadores de cuentos para ganarse las mentes.Las rebeliones más violentas y los desórdenes más graves han tenido lugar invariablemente allí donde los déspotas locales, shenshi malvados y terratenientes sin ley habían perpetrado lo peores ultrajes.Cuanto más conservadoras son las ideas, más revolucionarios los discursos.La juventud es la fuerza más activa y vital de la sociedad. Los jóvenes son los más ansiosos de aprender, y los menos conservadores en su pensamiento.Los hombres más capaces de pensar sobre el amor son los que menos lo han vivido; y los que lo han vivido suelen ser incapaces de meditar sobre él.