Los libros son compañeros dulces para el que sufre, y si no pueden llevarnos a gozar de la vida, al menos nos enseñan a soportarla.


los-libros-compañeros-dulces-para-el-sufre-y-no-pueden-llevarnos-a-gozar-de-vida-al-menos-nos-enseñan-a-soportarla
oliver goldsmithloslibroscompañerosdulcesparaelsufrenopuedenllevarnosgozardevidaalmenosnosenseñansoportarlalos libroslibros sonson compañeroscompañeros dulcesdulces parapara elel queque sufresi nono puedenpueden llevarnosgozar dede lala vidaal menosmenos nosnos enseñanlos libros sonlibros son compañerosson compañeros dulcescompañeros dulces paradulces para elpara el queel que sufrey si nosi no puedenno pueden llevarnosllevarnos a gozara gozar degozar de lade la vidaal menos nosmenos nos enseñanenseñan a soportarlalos libros son compañeroslibros son compañeros dulcesson compañeros dulces paracompañeros dulces para eldulces para el quepara el que sufrey si no puedensi no pueden llevarnospueden llevarnos a gozarllevarnos a gozar dea gozar de lagozar de la vidaal menos nos enseñannos enseñan a soportarlalos libros son compañeros dulceslibros son compañeros dulces parason compañeros dulces para elcompañeros dulces para el quedulces para el que sufrey si no pueden llevarnosno pueden llevarnos a gozarpueden llevarnos a gozar dellevarnos a gozar de laa gozar de la vidamenos nos enseñan a soportarla

Los libros sólo tienen valor cuando conducen a la vida y le son útiles.Todos los libros pueden dividirse en dos clases: libros del momento y libros de todo momento.Los libros son el mejor viático que he encontrado para este humano viaje.Los libros enseñan a vivir y a morir.Pasa con la felicidad como con los relojes, que los menos complicados son los que menos se estropean.Aquellos que anuncian que luchan en favor de Dios son siempre los hombres menos pacíficos de la Tierra. Como creen percibir mensajes celestiales, tienen sordos los oídos para toda palabra de humanidad.