Los matrimonios jóvenes no se imaginan lo que deben a la televisión. Antiguamente había que conversar con el cónyuge.


los-matrimonios-jóvenes-no-se-imaginan-lo-deben-a-televisión-antiguamente-había-conversar-con-el-cónyuge
isidoro loilosmatrimoniosjóvenesnoseimaginanlodebentelevisiónantiguamentehabíaconversarconelcónyugelos matrimoniosmatrimonios jóvenesjóvenes nono sese imaginanimaginan lolo queque debenla televisiónantiguamente habíahabía queque conversarconversar concon elel cónyugelos matrimonios jóvenesmatrimonios jóvenes nojóvenes no seno se imaginanse imaginan loimaginan lo quelo que debendeben a laa la televisiónantiguamente había quehabía que conversarque conversar conconversar con elcon el cónyugelos matrimonios jóvenes nomatrimonios jóvenes no sejóvenes no se imaginanno se imaginan lose imaginan lo queimaginan lo que debenque deben a ladeben a la televisiónantiguamente había que conversarhabía que conversar conque conversar con elconversar con el cónyugelos matrimonios jóvenes no sematrimonios jóvenes no se imaginanjóvenes no se imaginan lono se imaginan lo quese imaginan lo que debenlo que deben a laque deben a la televisiónantiguamente había que conversar conhabía que conversar con elque conversar con el cónyuge

Nunca me han preocupado mucho los premios personales. El hombre no se convierte en un luchador por la libertad con la esperanza de ganar premios, pero cuando se me notificó que había ganado el Nobel de la Paz de 1993 junto con el Sr. de Klerk, me conmovíEn los lugares donde predomina el poder de los campesinos, sólo los campesinos viejos siguen creyendo en los dioses; los jóvenes y los de mediana edad han perdido la fe.La televisión ha acabado con el cine, el teatro, las tertulias y la lectura. Ahora tantos canales teminan con la unidad familiar.Los comunistas deben ser los más perspicaces, los más dispuestos a sacrificarse, los más firmes y los más capaces de apreciar las situaciones sin ideas preconcebidas; tienen que apoyarse en la mayoría de las masas y conquistar su apoyo.La juventud es la fuerza más activa y vital de la sociedad. Los jóvenes son los más ansiosos de aprender, y los menos conservadores en su pensamiento.La muerte de los jóvenes constituye un naufragio. La de los viejos es un atracar en el puerto.