Los ricos que no saben usar de sus riquezas son de una pobreza incurable, porque es pobreza de espíritu.


los-ricos-no-saben-usar-de-sus-riquezas-de-una-pobreza-incurable-porque-es-pobreza-de-espíritu
jenofontelosricosnosabenusardesusriquezasunapobrezaincurableporqueesespíritulos ricosricos queque nono sabensaben usarusar dede sussus riquezasriquezas sonson dede unauna pobrezapobreza incurableporque eses pobrezapobreza dede espíritulos ricos quericos que noque no sabenno saben usarsaben usar deusar de susde sus riquezassus riquezas sonriquezas son deson de unade una pobrezauna pobreza incurableporque es pobrezaes pobreza depobreza de espíritulos ricos que noricos que no sabenque no saben usarno saben usar desaben usar de sususar de sus riquezasde sus riquezas sonsus riquezas son deriquezas son de unason de una pobrezade una pobreza incurableporque es pobreza dees pobreza de espíritulos ricos que no sabenricos que no saben usarque no saben usar deno saben usar de sussaben usar de sus riquezasusar de sus riquezas sonde sus riquezas son desus riquezas son de unariquezas son de una pobrezason de una pobreza incurableporque es pobreza de espíritu

La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos.En un sistema de libre comercio y de libre mercado, los países pobres —y la gente pobre— no son pobres porque otros sean ricos. Si los otros fuesen menos ricos, los pobres serían, con toda probabilidad, todavía más pobres.Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos.No hay riqueza más peligrosa que una pobreza presuntuosa.La pobreza impulsa el anhelo de cambio, de acción, de revolución. En una hoja de papel, desnuda, se pueden escribir las palabras más nuevas y hermosas y pintar los cuadros más originales y bellos.Siempre los ricos que dan en liberales hallan quien canonice sus desafueros y califique por buenos sus malos gustos.