Me dicen que no soy una mujer de este siglo, al gustarme la lectura pausada, y yo insisto que los pesados son los libros frívolos.


me-dicen-no-soy-una-mujer-de-este-siglo-al-gustarme-lectura-pausada-y-yo-insisto-los-pesados-los-libros-frívolos
laura morantemedicennosoyunamujerdeestesigloalgustarmelecturapausadayoinsistolospesadoslibrosfrívolosme dicendicen queque nono soysoy unauna mujermujer dede esteeste sigloal gustarmegustarme lala lecturalectura pausaday yoyo insistoinsisto queque loslos pesadospesados sonson loslos libroslibros frívolosme dicen quedicen que noque no soyno soy unasoy una mujeruna mujer demujer de estede este sigloal gustarme lagustarme la lecturala lectura pausaday yo insistoyo insisto queinsisto que losque los pesadoslos pesados sonpesados son losson los libroslos libros frívolosme dicen que nodicen que no soyque no soy unano soy una mujersoy una mujer deuna mujer de estemujer de este sigloal gustarme la lecturagustarme la lectura pausaday yo insisto queyo insisto que losinsisto que los pesadosque los pesados sonlos pesados son lospesados son los librosson los libros frívolosme dicen que no soydicen que no soy unaque no soy una mujerno soy una mujer desoy una mujer de esteuna mujer de este sigloal gustarme la lectura pausaday yo insisto que losyo insisto que los pesadosinsisto que los pesados sonque los pesados son loslos pesados son los librospesados son los libros frívolos

En una guerra los tres enemigos del soldado son el frío, los piojos y el enemigo. Por este orden.Los libros son el mejor viático que he encontrado para este humano viaje.Los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra.La lectura es una conversación con los hombres más ilustres de los siglos pasados.Hay un dato que no podemos obviar, que es que el 45 por ciento de los detenidos este año en Madrid son extranjeros. Eso no quiere decir nada, simplemente que son extranjeros y que debemos darle la máxima celeridad posible a los procedimientos de expulsiónLos países libres son aquellos en los que son respetados los derechos del hombre y donde las leyes, por consiguiente, son justas.