Modestamente, la televisión no es culpable de nada. Es un espejo en el que nos miramos todos, y al mirarnos nos reflejamos.


modestamente-televisión-no-es-culpable-de-nada-es-un-espejo-el-nos-miramos-todos-y-al-mirarnos-nos-reflejamos
jaime de armiñánmodestamentetelevisiónnoesculpabledenadaesunespejoelnosmiramostodosalmirarnosreflejamosla televisióntelevisión nono eses culpableculpable dede nadaes unun espejoespejo enen elel queque nosnos miramosmiramos todosy alal mirarnosmirarnos nosnos reflejamosla televisión notelevisión no esno es culpablees culpable deculpable de nadaes un espejoun espejo enespejo en elen el queel que nosque nos miramosnos miramos todosy al mirarnosal mirarnos nosmirarnos nos reflejamosla televisión no estelevisión no es culpableno es culpable dees culpable de nadaes un espejo enun espejo en elespejo en el queen el que nosel que nos miramosque nos miramos todosy al mirarnos nosal mirarnos nos reflejamosla televisión no es culpabletelevisión no es culpable deno es culpable de nadaes un espejo en elun espejo en el queespejo en el que nosen el que nos miramosel que nos miramos todosy al mirarnos nos reflejamos

La televisión nos proporciona temas sobre los que pensar, pero no nos deja tiempo para hacerlo.La televisión es maravillosa. No sólo nos produce dolor de cabeza, sino que además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán.El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He aquí por qué siempre se nos escapa el presente.La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos daLa iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos el sombrero, no la cabeza.