Muchas personas no cumplen los ochenta porque intentan durante demasiado tiempo quedarse en los cuarenta.


muchas-personas-no-cumplen-los-ochenta-porque-intentan-durante-demasiado-tiempo-quedarse-los-cuarenta
salvador dalímuchaspersonasnocumplenlosochentaporqueintentandurantedemasiadotiempoquedarsecuarentamuchas personaspersonas nono cumplencumplen loslos ochentaochenta porqueporque intentanintentan durantedurante demasiadodemasiado tiempotiempo quedarsequedarse enen loslos cuarentamuchas personas nopersonas no cumplenno cumplen loscumplen los ochentalos ochenta porqueochenta porque intentanporque intentan duranteintentan durante demasiadodurante demasiado tiempodemasiado tiempo quedarsetiempo quedarse enquedarse en losen los cuarentamuchas personas no cumplenpersonas no cumplen losno cumplen los ochentacumplen los ochenta porquelos ochenta porque intentanochenta porque intentan duranteporque intentan durante demasiadointentan durante demasiado tiempodurante demasiado tiempo quedarsedemasiado tiempo quedarse entiempo quedarse en losquedarse en los cuarentamuchas personas no cumplen lospersonas no cumplen los ochentano cumplen los ochenta porquecumplen los ochenta porque intentanlos ochenta porque intentan duranteochenta porque intentan durante demasiadoporque intentan durante demasiado tiempointentan durante demasiado tiempo quedarsedurante demasiado tiempo quedarse endemasiado tiempo quedarse en lostiempo quedarse en los cuarenta

A los veinte años un hombre es un pavo real; a los treinta, un león; a los cuarenta, un camelo; a los cincuenta, una serpiente; a los sesenta, un perro; a los setenta, un mono; a los ochenta, nada.Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de Dios porque creen en él y los que sufren porque no le poseen.Los primeros reyes fueron los mejores emitiendo juicios, porque hacían de los principios morales el punto de partida para todas sus empresas y la base de todo lo que era beneficioso. Sin embargo, este principio es algo que las personas de inteligencia medA los veinte años, la volunta es reina: a los treinta, lo es el ingenio; a los cuarenta, lo es el juicio.La familia es base de la sociedad y el lugar donde las personas aprenden por vez primera los valores que les guían durante toda su vida.En unos pocos meses los campesinos han realizado lo que el Dr. Sun Yat-sen quiso pero no logró cumplir en los cuarenta años que consagró a la revolución nacional. Esta es una proeza extraordinaria nunca realizada, ni en cuarenta años ni en milenios.