Nada es más fácil que censurar a los muertos.


nada-es-más-fácil-censurar-a-los-muertos
julio césarnadaesmsfcilcensurarlosmuertosnada eses másmás fácilfácil queque censurarlos muertosnada es máses más fácilmás fácil quefácil que censurarcensurar a losa los muertosnada es más fáciles más fácil quemás fácil que censurarque censurar a loscensurar a los muertosnada es más fácil quees más fácil que censurarfácil que censurar a losque censurar a los muertos

Al palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales.Los comunistas deben ser los más perspicaces, los más dispuestos a sacrificarse, los más firmes y los más capaces de apreciar las situaciones sin ideas preconcebidas; tienen que apoyarse en la mayoría de las masas y conquistar su apoyo.Es más fácil reprimir el primer capricho que satisfacer los otros que le siguen.Seguir estúpidos precedentes y parpadear con los dos ojos es más fácil que pensar.A los veinte años un hombre es un pavo real; a los treinta, un león; a los cuarenta, un camelo; a los cincuenta, una serpiente; a los sesenta, un perro; a los setenta, un mono; a los ochenta, nada.La vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos.