No ha de ser dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida.


no-ha-de-ser-dichoso-el-joven-sino-el-viejo-ha-vivido-una-hermosa-vida
epicuronohadeserdichosoeljovensinoviejovividounahermosavidano haha dede serser dichosodichoso elel jovensino elel viejoviejo queque haha vividovivido unauna hermosahermosa vidano ha deha de serde ser dichososer dichoso eldichoso el jovensino el viejoel viejo queviejo que haque ha vividoha vivido unavivido una hermosauna hermosa vidano ha de serha de ser dichosode ser dichoso elser dichoso el jovensino el viejo queel viejo que haviejo que ha vividoque ha vivido unaha vivido una hermosavivido una hermosa vidano ha de ser dichosoha de ser dichoso elde ser dichoso el jovensino el viejo que hael viejo que ha vividoviejo que ha vivido unaque ha vivido una hermosaha vivido una hermosa vida

La vida es una serie de colisiones con el futuro; no es una suma de lo que hemos sido, sino de lo que anhelamos ser. -José Ortega y Gasset
la-vida-es-una-serie-de-colisiones-con-el-futuro-no-es-una-suma-de-lo-hemos-sido-sino-de-lo-anhelamos-ser
Un hombre joven en años puede ser viejo en horas si no ha perdido el tiempo. -Francis Bacon
un-hombre-joven-años-puede-ser-viejo-horas-no-ha-perdido-el-tiempo
Pensar en viejo me abruma y, sin embargo, pensar en joven, en sano y arrogante joven, me parece tan insípido... -Camilo José Cela
pensar-viejo-me-abruma-y-sin-embargo-pensar-joven-sano-y-arrogante-joven-me-parece-tan-insípido
La familia está llamada a ser templo, o sea, casa de oración: una oración sencilla, llena de esfuerzo y ternura. Una oración que se hace vida, para que toda la vida se convierta en oración. -Juan Pablo II
la-familia-á-llamada-a-ser-templo-o-sea-casa-de-oración-una-oración-sencilla-llena-de-esfuerzo-y-ternura-una-oración-se-hace-vida-para-toda
Al poseedor de las riquezas no le hace dichoso el tenerlas, sino el gastarlas, y no el gastarlas como quiera, sino el saberlas gastar. -Miguel de Cervantes
al-poseedor-de-las-riquezas-no-hace-dichoso-el-tenerlas-sino-el-gastarlas-y-no-el-gastarlas-como-quiera-sino-el-saberlas-gastar