No hay que cargar nuestros pensamientos con el peso de nuestros zapatos.


no-hay-cargar-nuestros-pensamientos-con-el-peso-de-nuestros-zapatos
andré bretonnohaycargarnuestrospensamientosconelpesodezapatosno hayhay queque cargarcargar nuestrosnuestros pensamientospensamientos concon elel pesopeso dede nuestrosnuestros zapatosno hay quehay que cargarque cargar nuestroscargar nuestros pensamientosnuestros pensamientos conpensamientos con elcon el pesoel peso depeso de nuestrosde nuestros zapatosno hay que cargarhay que cargar nuestrosque cargar nuestros pensamientoscargar nuestros pensamientos connuestros pensamientos con elpensamientos con el pesocon el peso deel peso de nuestrospeso de nuestros zapatosno hay que cargar nuestroshay que cargar nuestros pensamientosque cargar nuestros pensamientos concargar nuestros pensamientos con elnuestros pensamientos con el pesopensamientos con el peso decon el peso de nuestrosel peso de nuestros zapatos

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos.Nuestros pensamientos más importantes son los que contradicen nuestros sentimientos.A fin de conquistar con seguridad la victoria en la revolución y no conducir a las masas por un camino erróneo, tenemos que cuidar por unirnos con nuestros auténticos amigos para atacar a nuestros verdaderos enemigos.La primera mitad de nuestra vida nos la estropean nuestros padres; la segunda nuestros hijos.En toda obra de genio reconocemos nuestros pensamientos rechazados.Dios nos ha dado la lengua para que podamos decir cosas amables a nuestros amigos y duras verdades a nuestros enemigos.