No hay cosa que los humanos traten de conservar tanto, ni que administren tan mal, como su propia vida.


no-hay-cosa-los-humanos-traten-de-conservar-tanto-administren-tan-mal-como-su-propia-vida
cicerónnohaycosaloshumanostratendeconservartantoadministrentanmalcomosupropiavidano hayhay cosacosa queque loslos humanoshumanos tratentraten dede conservarconservar tantoque administrenadministren tantan malcomo susu propiapropia vidano hay cosahay cosa quecosa que losque los humanoslos humanos tratenhumanos traten detraten de conservarde conservar tantoni que administrenque administren tanadministren tan malcomo su propiasu propia vidano hay cosa quehay cosa que loscosa que los humanosque los humanos tratenlos humanos traten dehumanos traten de conservartraten de conservar tantoni que administren tanque administren tan malcomo su propia vidano hay cosa que loshay cosa que los humanoscosa que los humanos tratenque los humanos traten delos humanos traten de conservarhumanos traten de conservar tantoni que administren tan mal

Nada hay en el mundo tan común como la ignorancia y los charlatanes.Los libros no se han hecho para servir de adorno: sin embargo, nada hay que embellezca tanto como ellos en el interior del hogar.Si yo hubiera gastado en leer tanto tiempo como otros sabios, sería tan ignorante como ellos.Los seres humanos hacen su propia historia, aunque bajo circunstancias influidas por el pasado.Si uno tiene el concepto que yo tengo de la España plural, hay campo más que suficiente para el acuerdo con los nacionalistas, tanto en términos económicos como de concepción del Estado.La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.